Reencuentro

>> 30 de marzo de 2011

No estaba esperándote, aliviaste mi soledad
no estaba preparado para ofrecerte mi amistad
desde que me dejaste me sumí en la oscuridad
hoy que estás conmigo volvió a mi la felicidad.
Aquella fría noche de invierno te encontré
nos pusimos a hablar y sin pensar te besé
durante todo ese tiempo que fueras mía deseé
y ahora que te tengo, en verdad no sé que hacer.
Volviste a mi no sé por qué razón
si siguiendo un dictado de tu corazón
o atendiendo a una necesidad de amor
o pretendiendo calmar tus ansias de pasión.
Hoy siento que te necesito más de lo razonable
hoy creo que nuestra relación es muy factible
deja que tu corazón, tu alma y tu cuerpo hablen
pues son ellos los que tienen la verdad indefectible.

3 comentarios:

Ce. 4 de abril de 2011, 15:01  

Qué buen reencuentro :)
Un abrazo,
Ce.

۞ Le Chevalier Mystérieux ۞ 8 de abril de 2011, 2:28  

Escribes realmente bien...transmites bastante, esas ansias se pueden notar en cada palabra de tu escrito...realmente bonito :)
Enhorabuena!!
Saludos!!!

Aniki 8 de abril de 2011, 7:50  

Sigue los dictados del corazón, y no permitas que la mente racional te ahogue en dudas y preguntas. Tiempo al tiempo, y las respuestas llegarán por sí solas.

Besosss.

Publicar un comentario

si lo que escribe explota, deje las esquirlas por acá...