Quien de nosotros

>> 10 de marzo de 2011

Por vez primera en estos últimos días
quise recordarte (aunque me dolía)
quise pensarte (no me importaba lo que sintiera)

Recordé tu rostro ausente, tu sonrisa
pensé en tu cabello ondeando a la brisa
quise pensar que tal vez aún te quiera.

Así llegué a saber que de vos dependo
aunque parezca raro, casi lo entiendo
lo que no comprendo es tu partida

Por qué te vas en silencio y sin compañía
me dejas sabiendo que puedes ser mía
por toda la eternidad, para toda la vida.

Quien de nosotros sufre más (quiero saber)
cuanto me querés (también deseo saber)
yo sé que vale la pena que te quedes

Yo no soy un espejismo, una ilusión
soy una persona, tengo alma y corazón
estoy seguro que mi alma rescatar puedes.

Dejame suponer que tu vida no complico
dejame creer que tus poemas aún inspiro
quiero compartir un pedacito más de tu vida

Perdón por no haber decidido antes
no pude ver claro lo que tenía delante
y perdón por no creerte nunca perdida.

2 comentarios:

Esilleviana 20 de marzo de 2011, 16:13  

Muy bonito. Me recordó aquella canción en el que él le pide perdón a ella por una infedelidad cometida, no quiere decir que éste sea el motivo por el que ella (de tu poema) marchó. Supongo que me han despistado los tres últimos versos en el que él le pide perdón...

Escribes muy bien.

un abrazo.

laura 3 de abril de 2011, 8:31  

como dice el viejo refrán, no hay peor ciego que el que no quiere ver

beso

Publicar un comentario

si lo que escribe explota, deje las esquirlas por acá...