Lamento de estación

>> 16 de enero de 2012

Aunque tu cuerpo ya no me inspire
aunque tus besos ya no me pertenezcan
todavía me queda tu ausencia.
Miro hacia la ciudad
las nubes interpretan mi alma
y sueltan su llanto sin consuelo
mi única compañía, la verde infusión
me alimenta, me contiene.
Los vecinos otean desde sus balcones
buscando motivos, razones
mientras tano mi oscuro corazón
desfallece inquieto, con desazón.
La gente camina bajo la lluvia de verano
y el sol huye terco.
Tu ausencia me rodea como un cazador
en acoso abrumador
y mis ojos, con triste, perdida mirada
evocan tus ojos, tu mirada.
Ahora, parado frente a la ventana
veo la gente caminar apurada,
sin que ello logre mitigar mi nostalgia
ni siquiera con ilimitada magia,
pero eso ya no importa
yo seguiré sufriendo por vos,
vos ya no pensarás más en mi,
y nuestro amor
que nació en dos almas diferentes
en dos cuerpos penitentes
de golpe cerró los ojos y murió.

5 comentarios:

laura 18 de enero de 2012, 15:47  

la pena más grande es que va a quedar todo en un lamento...no hay vuelta atras, parece

besote

alejandra 26 de enero de 2012, 14:49  

El amor siempre muere,unos de ausencia y otros de monotonía...

LA NOVIA 4 de febrero de 2012, 16:06  

Hagamos un funeral bajo la lluvia... De esos bien tristes, de película en blanco y negro... Con muchos paraguas, lágrimas y mocos...

Duelo... y a otra cosa...

Que la vida es a color

Besos

Gamar 7 de febrero de 2012, 16:21  

Pero después del velorio...viene el entierro.

Darthpitufina 17 de febrero de 2012, 1:19  

Rezuma ausencia... y tus palabras, imágenes muy bellas.

Una sonrisa.

Publicar un comentario

si lo que escribe explota, deje las esquirlas por acá...